Acerca del tratamiento

Acerca del tratamiento de varices
La presencia de varices en las piernas siempre traduce una alteración en los mecanismos valvulares de retorno de la sangre al corazón. Las válvulas de las venas de las piernas sólo permiten al paso de sangre en dirección al corazón. Si la válvula inferior de un tramo venoso entre dos válvulas está afecta la contracción de los músculos escupe la sangre hacia arriba y hacia abajo, de forma que se rellenan contracorriente otras venas que, con la presión, se van dando de sí y originan las varices.

El tratamiento de las varices consiste en identificar donde se ha producido el primer fallo de una válvula venosa, que es la raíz del problema, esto sólo puede hacerse mediante eco-doppler. Para realizar cualquier tratamiento es fundamental conocer el estado del sistema venoso profundo y las perforantes, que son causa del problema. La mayoría de las telangiectasias se originan de venas reticulares, por lo que deberán tratarse primero las venas reticulares nutricias antes que las telangiectasias. Sin embargo otras tienen su origen en una arteriola terminal o en una anastomosis arteriovenosa, en estos casos las telangiectasias pueden ser tratadas independientemente sin tener en cuenta las fuerzas de presión hidrostática.

La zona de este tratamiento se centra en los miembros inferiores

Objetivos

Objetivos
El tratamiento tiene dos objetivos: 1) la mejoría estética, eliminar las venas y telangiectasias visibles, y 2) eliminar la causa que ha originado las varices. De lo que no somos capaces es de evitar que otra válvula se estropee en otro territorio, pues en eso influyen factores como la herencia, los embarazos, los anticonceptivos, los tratamientos hormonales sustitutivos en la menopausia, así como los hábitos inherentes a ciertas profesiones como camareros, cocineros, dependientes, enfermeras, etc., aunque sí recomendaremos ciertas modificaciones en los hábitos de vida.

Procedimientos convinados

Procedimientos combinados
El láser en presencia de microespuma de polidocanol (Etoxiesclerol), tiene un efecto tres veces mayor que la acción del láser aislado, y, asimismo, esta sustancia tiene un importante poder para debilitar la pared venosa, de forma que la aplicación conjunta de un láser de Neodimio-YAG (incluido en la plataforma Vasculight), en presencia de microespuma de polidocanol se convierte en un método de tratamiento “destructivo” de las venas varicosas, puesto que el calentamiento que hace el láser de la sangre contenida en las venas varicosas con el debilitamiento de su pared permite la destrucción de las mismas, que como tejido muerto se va reabsorbiendo paulatinamente en el curso de 4 a 6 semanas (terapia fotodinámica). Estos métodos actúan conjuntamente de forma que el agente esclerosante actúa sobre el sistema venoso nutricio y el laser o la luz pulsada intensa sella eficazmente los vasos superficiales evitando así la extravasación, recanalizaciones y el moteado telangiectásico, que con frecuencia se observan tras los tratamientos con agentes esclerosantes. Los tratamientos con láser o IPL ya sean aislados (casos de alguna telangiectasia) o combinados con microespuma de polidocanol se realizan en varias sesiones (como media de 4 a 6, pero dependiendo de la gravedad de cada caso) con intervalos entre ellas de 6 a 8 semanas. Los casos leves con presencia de telangiectasias de 0.2 a 1mm y superficiales, pueden ser eficazmente tratados con Luz Pulsada Intensa como terapia única.

Tipo de tratamiento

Tipos de tratamientos
Existen en general dos tipos de tratamiento para eliminar las varices: los destructivos (cirugía) y los obliterantes (escleroterapia). El tratamiento quirúrgico convencional consiste en arrancar la vena mediante un procedimiento denominado striping. Se producen muchos hematomas, es doloroso y precisa anestesia mayor (general o epidural) y hospitalización de al menos 24 horas. La escleroterapia es una forma de tratamiento mediante el cual se puede obliterar cualquier variz, desde la más pequeña a la de mayor calibre inyectando en ella una sustancia que irrita e inflama la pared venosa de forma que tras repetidos tratamientos las paredes llegan a contactar entre sí, la “vena está seca” y sin sangre, no se ve, pero la vena persiste y lo normal es que aparezca una recaída en pocos años al repermeabilizarse la luz venosa. En ocasiones es preciso combinar la esclerosis con cirugía pero ésta será mucho más pequeña. Las varices pueden esclerosarse con diferentes sustancias, la más empleada es el Etoxiesclerol. Desde la aparición de los láseres una nueva opción de tratamiento viene a completar el arsenal a nuestro alcance. ¿Cómo actúa el láser y qué papel tiene en el tratamiento de las varices?: el láser de Neodimio-YAG produce coagulación de la sangre dentro de la vena, la vena se seca como en la esclerosis por inyección y no llega a destruirse, es lo que se denomina fotoesclerosis. El láser tiene un efecto térmico y produce vaporización del vaso diana.