Microinjerto capilar

¿Qué es el microinjerto capilar?

Aunque la principal función del pelo sea la de proteger el cuero cabelludo de las adversidades climatológicas y traumatismos es, sin embargo, su vertiente estética la que despierta especial atención, siendo objeto de modas, tendencias y por supuesto el motor económico de toda la industria relacionada con productos para el pelo

Candidato ideal para el microinjerto capilar

La cirugía capilar ha experimentado una reciente revolución. Los trasplantes de primera generación dejaban cicatrices, resultados inconsistentes y una apariencia antinatural. Actualmente se utilizan técnicas probadas que minimizan las cicatrices, maximizan el crecimiento de los injertos, y logran resultados naturales.

Para aquellas personas que tengan suficiente cabello donante, la restauración capilar es la manera más efectiva para solucionar el problema ya que no requiere de cuidados posteriores. En los últimos treinta años, más de dos millones de personas (hombres y mujeres) han experimentado un trasplante capilar.

Lo básico sobre Trasplantes Capilares
En la restauración capilar se utilizan pequeños injertos de cabello pero en grandes cantidades. Se colocan dando una apariencia natural y cada uno de ellos muy próximo al siguiente. Los injertos se obtienen diseccionando (cortando) el área donante bajo un microscopio estereoscópico. Durante el trasplante, el cirujano coloca los implantes haciendo pequeñas incisiones en la zona receptora. Cuando los cabellos crecen, los injertos producen el resultado más natural que puede obtenerse inclusive comparando con cualquier otra técnica de trasplante capilar.

Técnica FUE, extracción de unidades foliculares independientes de la zona donante

Esta técnica quirúrgica es una variante de la Técnica de Microtrasplantación Folicular, que es de nueva implantación. Se lleva poniendo en práctica desde hace cinco años y aún está en fase de experimentación y desarrollo. Este tipo de trasplante de pelo trabaja con la redistribución sistemática de los folículos pilosos. Este tipo de microinjertos de unidades foliculares se realiza centímetro a centímetro dando un aspecto mucho más natural.

Esta técnica no sustituye el microtrasplante convencional, pero puede en algunos casos de alopecia extrema ser una opción de tratamiento de la calvicie. Para llevar a cabo este tipo de cirugías es necesario llevar a cabo un rasurado total de toda la parte donante. El paciente puede ser intervenido con anestesia local.

El proceso es generar incisiones pequeñas teniendo en cuenta el contenido de las mismas, generalmente en un diámetro puede haber entre uno a cuatro pelos, el calibre de los mismos, la disposición y orientación de los folículos, tanto en la superficie epidérmica como en la profundidad de la dermis, etc, para tener en cuenta estas características a la hora de llevar a cabo el trasplante.

Esta intervención no requiere puntos de sutura posteriores a la extracción, ya que las heridas circulares producidas en la zona donante cerrarán por sí solas en aproximadamente una semana.

Síguenos