¿ERES MAYOR DE 30 Y TIENES ACNÉ?

¿ERES MAYOR DE 30 Y TIENES ACNÉ?

El 48% de las mujeres europeas entre 30 y 49 años todavía sufren acné. Las causas más frecuentes son los antecedentes familiares
(en el 50% de los casos), los cambios hormonales (síndrome premenstrual, menopausia), el estrés, el uso de cosméticos muy grasos y la toma de anticonceptivos con progesterona. Además, cuando las imperfecciones se unen al envejecimiento, los daños son mayores. Y al igual que ocurre con el colesterol, hay buen y mal sebo… Te proponemos un programa que incluye hábitos cosméticos, la nutrición más adecuada, y las pautas de bienestar y de medicina estética, aunque el primer paso deberá ser siempre pedir cita con tu dermatólogo.

La cosmética

  • En lugar de emplear productos químicos caros y jabones corrientes, conviene que controles la producción de sebo y utilices para los cuidados de la piel, exclusivamente, sustancias naturales desinfectantes suaves o aguas micelares durante un largo tiempo, dos veces al día, por la mañana y al acostarte.
  • Para eliminar la capa de piel muerta más superficial realiza peelings, bien a base de hidroxiácidos, o naturales, a partir de una mezcla de arcilla medicinal o cáscara de almendra con un poco de agua. Luego, lava la piel con una tisana tibia de salva y cola de caballo o, simplemente, con la mezcla resultante de añadir agua caliente y un chorro de vinagre natural de manzana.
  • La práctica de baños de vapor en la cara abre y relaja los poros de la piel de tal forma que permite penetrar los vapores de plantas medicinales, como el árbol de té, la bergamota, el geranio, la caléndula, la salvia o la manzanilla. Conviene que, tras quedar humedecida por el vapor, la piel se seque por sí sola. Aplica después, sobre los granos de acné, unos toques con un algodón impregnado de un poco de esencia de árbol del té pura o diluida en agua.
  • Para disimular los defectos de la piel y unificar el tono, utiliza maquillajes oil-free (sin atisbo de grasa).

La nutrición

  • Introduce en tu dieta alimentos ricos en vitamina A como la leche de vaca, el pimentón, el mango, la calabaza o la lechuga.
  • Añade vegetales verdes como las espinacas, el brócoli o el pimiento.
  • Rebaja el consumo de grasas, sobre todo de procedencia animal. Y prioriza el pescado sobre la carne, porque sus ácidos grasos Omega 3 ayudan a eliminar el sebo que obstruye los poros.
  • No es un mito. El azúcar no hace ningún bien al acné, de ahí la mala fama del chocolate. No es él en sí mismo, sino que tiene un alto contenido en azúcares. Y el chocolate negro, en grasas.

 

Las pautas de bienestar

El acné adulto, y en general, la piel, está muy relacionada con el sistema nervioso. Tanto es así que ambas estructuras se forman y desarrollan en el feto en el mismo momento.

  • Dedícate un tiempo al día para ti, incluso para no hacer nada (pruébalo, es más difícil de lo que te imaginas).
  • Son de sobra conocidos los beneficios de la meditación (bastan 5 minutos al día, lo importante es el hábito, mucho más que el tiempo que le dediques) y el yoga.
  • Haz una lista con las tres actividades que te hacen más feliz, e incorpóralas sin compasión, cada una al menos una vez a la semana.
  • Y, por favor, no toques ni aprietes tus granitos, ni por supuesto, utilices viejos trucos de eficacia no contrastada como poner encima de ellos pasta de dientes. En todo caso, para un remedio exprés, es preferible que acudas a la farmacia.

La medicina estética

Atenta a este nombre: policaprolactona (PLC), un estimulador de colágeno que, hoy por hoy, es el tratamiento estrella para mejorar el estado de la piel. Se trata de un polímero médico bioreabsorbible que también se utiliza para el relleno de tejidos blandos, la cirugía oral y maxilo-facial y los apósitos de heridas. Unas mini-inyecciones por el rostro requieren apenas 10 minutos, y el resultado a medio plazo es sorprendente.

Related posts

Give a Reply