PRINCIPIOS BÁSICOS SOBRE LA LIPOSUCCIÓN

PRINCIPIOS BÁSICOS SOBRE LA LIPOSUCCIÓN

¿Para qué sirve la liposucción?

La liposucción en Sevilla no es un tratamiento de la obesidad ni tampoco está indicada como técnica única si, además de existir esos cúmulos de grasa, la piel que los cubre es excesivamente laxa.

Es una técnica quirúrgica encaminada a eliminar cúmulos localizados de grasa que no se pueden eliminar con la dieta o ejercicio. Es la calidad de la piel la que va a determinar tanto el volumen de grasa que vamos a extraer como el resultado que podemos esperar después de realizar una liposucción.

Efectos de la liposucción

La liposucción en la mujer es eficaz para eliminar todo acúmulo de grasa localizada. Las zonas más propensas a la acumulación de grasa localizada, son la región de los muslos conocida como cartucheras, y el exceso de grasa en caderas y cintura, conocidas coloquialmente como flotadores.

En el hombre es igualmente eficaz para eliminar la acumulación localizada de grasa, que se presente en diversas regiones, como en el abdomen y regiones pectorales.

Antes de la intervención realizamos un marcaje preoperatorio sobre la piel que nos permita tener una referencia de las zonas que vamos a liposuccionar. Este marcaje es similar a un mapa geodésico. Es una maniobra básica para garantizar el éxito de la intervención quirúrgica, ya que en el momento que el paciente se tumba en la mesa quirúrgica las referencias anatómicas se pierden.

La intervención de liposucción

Una vez que el paciente se encuentra en quirófano, el anestesiólogo procederá a canalizar una vía periférica e iniciará la maniobras necesarias para el tipo de anestesia que se va a utilizar (local+sedación, o general).

A través de pequeñas incisiones de 3-4 mm introducimos una solución de suero salino con distintos medicamentos que nos permite obtener extraer la grasa que deseamos, sin que el paciente experimente dolor ni presente una pérdida de sangre significativa. Tras la introducción de la solución anestésica empezamos a aspirar la grasa con finas cánulas de un diámetro nunca superior a 4 mm. Estas cánulas se conectan a una bomba de succión que va a permitir la aspiración de una manera eficaz y segura.

En todo momento controlamos el contorno que va resultando tras la aspiración grasa así como la cantidad de grasa obtenida de cada región para conseguir que el resultado sea lo más simétrico posible.

Cuando damos por finalizada la aspiración suturamos cada incisión con un punto fino (5/0) que procederemos a retirar a los 7-10 días.

El post-operatorio

En el mismo quirófano colocaremos a la paciente la prenda de presoterapia (faja) que va a contribuir a que la piel se adapte al nuevo contorno que hemos creado. Esta prenda de presoterapia debe llevarse habitualmente durante 4 semanas. La mayoría de nuestras liposucciones las llevamos a cabo en régimen de Hospital de Día, excepto en algunos casos donde se realiza una lipoescultura completa corporal, donde la paciente permanecerá una noche ingresada en el Hospital, para su mejor control y seguridad.

Durante las primeras horas del postoperatorio la paciente presentará la salida de un líquido serohemático,  a través de las pequeñas incisiones que se han realizado.

Esto no sólo no es malo sino que contribuye a una menor inflamación en el postoperatorio inmediato. En el momento del alta hospitalaria, se le administrará todos los consejos y tratamiento a seguir en domicilio para una correcta recuperación.

Ya me he realizado la liposucción, ¿y ahora qué?

Durante los primeros días del postoperatorio experimentará unas molestias que la mayoría de las pacientes las refieren como unas agujetas intensas o la sensación de haber realizado un esfuerzo durante el día. De cualquier manera son molestias tolerables con los analgésicos habituales. En los primeros días,  iniciaremos los masajes de drenaje linfático que, si en otras intervenciones nos parecen muy importantes, en las liposucciones cobran más importancia.

Related posts

Give a Reply